Vuelta al cole en 2012

La Navidad ya ha llegado a su fin. Los niños despiden más de dos semanas de descanso que han estado cargadas de planes, de juegos y de regalos. Sin embargo, lo bueno no dura eternamente, por ello, hay que preparar la mochila, el almuerzo y el uniforme escolar para emprender la rutina de un nuevo trimestre académico que es el más largo del curso.

Desde Navidad hasta Semana Santa hay tiempo suficiente para que los niños se apliquen, se concentren y estudien mucho para mejorar las notas de su trimestre anterior. De hecho, el éxito de un alumno se basa en su evolución. ¿Cómo pueden volver los niños a clase con energía después de tantos días de fiesta?

1) En primer lugar, nada como comenzar el día con fuerza gracias a un desayuno saludable. Por otra parte, también es adecuado que lleven un almuerzo para la hora del recreo. Los niños necesitan mucha energía porque tienen una rutina muy intensa, y el esfuerzo intelectual también implica desgaste físico.

2) Los niños tienen muchos motivos para volver a clase con alegría. Volverán a ver a sus compañeros de clase. Lo pasarán muy bien todos juntos hablando de los regalos de los Reyes Magos y de los planes que han hecho durante la Navidad.

3) Merece la pena aprender a vivir en positivo la rutina diaria, sencillamente, porque en los pequeños detalles es donde reside la verdadera felicidad. Por otra parte, el ritmo de la rutina ofrece sorpresas que a veces, pasan inadvertidas.

4) La primera semana siempre es la más difícil para los niños que tienen más pereza. Sin embargo, pronto se incorporan con alegría a su actividad en el colegio, a las clases y a los deberes propios de cada asignatura. En caso de que sea necesario, puede ser positiva la ayuda de un profesor particular.

Mañana lunes los niños vuelven al colegio en un año nuevo 2012, que esperemos que traiga a todos grandes momentos, nuevas ilusiones, y especialmente, muchas ganas de aprender y de estudiar porque el esfuerzo es una meta intelectual excelente. Los niños de hoy serán los adultos del mañana.

Imagen: La clase de las luciérnagas