Sesión de disfraz: alice glass

Este año, Carnaval se adelanta porque la Semana Santa también cae muy pronto en pleno mes de marzo. Carnaval llega en pleno invierno para ofrecer a niños y adultos la posibilidad de cambiar de identidad por un rato gracias a la magia de un buen disfraz divertido y original con el que poder romper la rutina y hacer planes con amigos.

La falta de tiempo a la hora de hacer un disfraz es la principal excusa por la que muchos padres prefieren comprar a sus hijos el disfraz. Y la verdad es que no hay nada de malo en apostar por la comodidad ya que resulta positivo poder comprar un disfraz por poco dinero en tiendas especializadas (hoy día incluso es posible comprar disfraces en tiendas online que te permiten ahorrarte tiempo en desplazamientos).

Hoy te proponemos algunos puntos para pensar en la elección de un disfraz:

1. En primer lugar, existe la posibilidad de que el niño se disfrace en grupo o de forma individual. Por ejemplo, puede disfrazarse con su grupo de amigos o con su hermano. En ese caso, todos ellos pueden ir de lo mismo porque este tipo de planes, muy dado en los pueblos, resulta divertido.

2. Los disfraces de siempre son los que siguen triunfando. Es decir, a los niños les encanta disfrazarse de héroes como superman o spiderman, mientras que a las niñas les encanta vestir de princesas.

3. Busca en el baúl de los recuerdos porque seguro que encuentras ropa con la que poder disfrazarte. En más de una ocasión, es suficiente con hacer uso de la imaginación y de la creatividad, para poder tener un original estupendo y divertido con el que sorprender a los demás.

4. ¿Al niño no le gusta disfrazarse? Entonces, no le fuerces a hacer algo que no le apetece, por mucho que sea un plan social. Ya llegará el momento en que le guste disfrazarse o puede, simplemente, que no se trate del entretenimiento que se adapta a su personalidad.

5. .Tu hijo puede disfrazarse de algo de lo que ya te disfrazaste tú hace años en tu juventud.