tecnología

¿Se debe regalar un ordenador a un niño?

¿Se debe regalar un ordenador a un niño?

¿Deben tener los niños ordenador en casa?  Cada vez es más frecuente que los niños tengan acceso a las nuevas tecnologías desde una edad muy temprana. De hecho, los Reyes Magos que nos visitaron hace muy poco tiempo, también sorprendieron a muchos niños con algún aparato de este tipo. ¿Es positivo que los niños tengan un ordenador en casa?

La verdad es que no tiene nada de malo siempre que se haga un uso adecuado del mismo, por ejemplo, como herramienta de estudios para escribir los trabajos a ordenador, hacer uso de páginas educativas de internet destinadas a aprender inglés, consultar información para hacer un trabajo… Sin embargo, un ordenador no es indispensable para un niño, ni mucho menos, porque para hacer un trabajo el peque puede consultar información en la enciclopedia. Mientras que hace años era habitual que hubiese una enciclopedia en cualquier casa, hoy día, cada vez es menos frecuente. En ese caso, el niño puede hacer los deberes en la biblioteca donde contiene material más que suficiente en base a sus intereses y a su edad.

Por otra parte, se puede tener ordenador en casa pero sin conexión a internet. Además, los expertos también aconsejan situar el ordenador en una zona de la casa que sea neutral. Es decir, una zona en la que puedan estar con libertad tanto padres como niños, por ejemplo, en el salón. De lo contrario, en caso de que el niño tenga el ordenador en su habitación va a ser muy difícil ponerle límites y controlar lo que hace.

En cierto modo, cuanto más se retrase la entrada de un ordenador en casa, más se favorece que el niño pueda jugar con otro tipo de juguetes. Por supuesto, el niño debe de ser responsable de que un ordenador vale mucho dinero, por tanto, hay que cuidarlo el mayor tiempo posible.

Los niños de la actualidad se han educado en la sociedad de la tecnología, de hecho, cada vez es más frecuente que tengan un teléfono móvil desde la más tierna infancia. Sin embargo, conviene aprender a poner límites a tanta tecnología para hacer uso del sentido común en base a las necesidades del niño.

Imagen: Dos Lourdes

Juegos de Mesa


¿Por qué llamamos Juegos de Mesa a los Juegos de Mesa? ¿Lo que tienen en común estos juegos es que se juegan sobre una “mesa”?¿Lo que tienen en común estos juegos es que, a diferencia de otros, el jugador permanece quieto frente al juego y desempeña su habilidad sin que inervengan en él sus habilidades físicas sino sólo sus habilidades de ingenio o intelectuales? ¿O quizás, a diferencia de otros grupos de juegos (como los de computadora, o celulares, etc.) no interviene la tecnología, ya que son tan antiguos como el hombre y previos al desarrollo teconológico en la evolución de la humanidad?

Por otra parte ¿Cuáles son los juegos de mesa más universalmente conocidos y más jugados? ¿Los juegos de mesa son diferentes según la cultura que los cobija?
Existen algunos Juegos de Mesa, conocidos en todo el mundo, de diversas características, como lo son por ejemplo el Ajedrez, el Go, los Solitarios, la Ruleta, las Damas, la Lucha Naval, el Trivial, el Monopolio y otros.
Se juegan con diferentes materiales y se requiere para jugarlos diversas habilidades, por ejemplo mientras el Ajedrez tiene fama de ser un juego para habilidosos intelectuales, los juegos de cartas como los Solitarios pueden ser jugados por aquellos que sólo necesitan comprender reglas básicas de funcionamiento.

Para jugar a la ruleta se requiere de un implemento más sofisticado (un disco que gire con la numeración colocada en determinado orden) que para jugar a la Lucha Naval (juego que sólo requiere tener a mano lápiz y papel, aunque los puede haber muy sofisticados, con una infraestructura colorida, imantados,etc…).
Algunos de estos Juegos empezaron siendo Juegos de Mesa y luego se tecnificaron: queda claro que se puede jugar en la computadora al ajedrez, a la ruleta, a los solitarios, a las Damas, a la Lucha Naval, al Juego de la Guerra y otros, aunque muchos de los partidarios de estos juegos reniegan de este nuevo sistema y prefieren hacer del Juego un verdadero encuentro con otros jugadores o con sus habilidades propias sin que intervenga un medio tecnológico.

En diversos países en el mundo se desarrollan campeonatos de Juegos de Mesa, que engloban variadas modalidades sobre las cuales demostrar desempeño. En España, por ejemplo, existe anualmente el “Campeonato de Juegos de Mesa”, en el que intervienen muchísimos jugadores y se desarrolla con todas las garantías propias de los eventos de extrema seriedad. Los premios que se entregan son muy interesantes y los ganadores gozan de gran prestigio comunitario, por demostrar en ellos sus destrezas.

Los defensores de los Juegos de Mesa destacan lo variado de las ventajas que estos presentan: desarrollan habilidades en los jugadores, que los llevan a querer superarse a sí mismos y perfeccionarse; en muchos casos son la excusa para verdaderos encuentros sociales entre gente diversa que manejan esos códigos comunes, estimulan la competencia sana, entretienen, divierten, pueden ser jugados por gente de toda edad (a diferencia de juegos en los cuales intervienen determinadas habilidades físicas), son un motivo de conversación, un motivo de análisis, y hasta a veces un motivo de estudio psicológico de acuerdo al tema que manejan.

Con referencia a lo que se puede encontrar como negativo, los Juegos de Mesa pueden volverse auténticas adicciones para algunas personas, que prácticamente dejan su vida productiva y se convierten en auténticos robots que juegan. Otra consecuencia negativa puede ser el convertir estos juegos en “apuestas” legales o ilegales de todo tipo.

En suma, pueden ser utilizados en forma positiva, para desarrollar habilidades, entretenerse, pasar un rato y compartir una aficción o pueden convertirse en un “auténtico drama humano” que define la vida de aquellos que son adictos.
Como siempre, depende, de quien lo juegue, de por qué lo juegue, de cómo lo juegue. Como la vida misma.

Fuente de la imagen

¿Regalos tecnológicos para niños?

Tecnología niños

En la actualidad es muy común observar niños que, a edades cada vez más tempranas, tienen teléfonos móviles o computadoras portátiles en su poder, porque les han sido regaladas por padres, tíos, abuelos o padrinos para algún cumpleaños.

Qué nos dicen los especialistas sobre esta tendencia? Es bueno para ellos? Es una nueva forma de estimularlos intelectualmente? Ayuda para que estén al día con los avances tecnológicos y puedan en el futuro competir con ventajas en el mercado? O por el contrario les estamos achicando la niñez, esa etapa llena de ilusiones y de imaginación tan importante para el desarrollo de un ser humano feliz? Son estos aparatos inocuos para la salud o no es así a largo plazo?

Es indudable que el mercado de teléfonos celulares infantiles llegó para quedarse, así como las computadoras portátiles pequeñas diseñadas para niños. Pero, la decisión de si deben ser usadas o no por los hijos siempre debe ser de los padres.

Hace unos años, en el 2006 se produjo una discusión en Estados Unidos y Europa sobre uno de los aspectos que preocupan a los adultos en este tema: el de las posibles consecuencias a largo plazo de la radiación de las frecuencias radiales, que pueden emitir los teléfonos celulares, tema que está aún siendo evaluado científicamente. Los informes en general coinciden en que no es concluyente que estas radiaciones puedan ser perjudiciales, pero son cautelosos por el hecho de que todavía no puede ser testeado el largo plazo. Las decisiones de los países, en esta materia, son diferentes. Pero la decisión final es de los padres.

Otro tema es el uso que se pueda hacer de estos aparatos: cómo ubicar filtros para temáticas que no deben estar al alcance de niños de corta edad y cómo limitarles el tiempo de utilización de los mismos para evitar la adicción dañina.

En conclusión si nuestra intención es hacerle un regalo tecnológico a un niño, sería recomendable que ese niño no tenga menos de ocho años y también es deseable conocer la opinión de sus padres sobre estos aspectos planteados.

Fuente de la imagen