¿Por qué llamamos Juegos de Mesa a los Juegos de Mesa? ¿Lo que tienen en común estos juegos es que se juegan sobre una “mesa”?¿Lo que tienen en común estos juegos es que, a diferencia de otros, el jugador permanece quieto frente al juego y desempeña su habilidad sin que inervengan en él sus habilidades físicas sino sólo sus habilidades de ingenio o intelectuales? ¿O quizás, a diferencia de otros grupos de juegos (como los de computadora, o celulares, etc.) no interviene la tecnología, ya que son tan antiguos como el hombre y previos al desarrollo teconológico en la evolución de la humanidad?

Por otra parte ¿Cuáles son los juegos de mesa más universalmente conocidos y más jugados? ¿Los juegos de mesa son diferentes según la cultura que los cobija?
Existen algunos Juegos de Mesa, conocidos en todo el mundo, de diversas características, como lo son por ejemplo el Ajedrez, el Go, los Solitarios, la Ruleta, las Damas, la Lucha Naval, el Trivial, el Monopolio y otros.
Se juegan con diferentes materiales y se requiere para jugarlos diversas habilidades, por ejemplo mientras el Ajedrez tiene fama de ser un juego para habilidosos intelectuales, los juegos de cartas como los Solitarios pueden ser jugados por aquellos que sólo necesitan comprender reglas básicas de funcionamiento.

Para jugar a la ruleta se requiere de un implemento más sofisticado (un disco que gire con la numeración colocada en determinado orden) que para jugar a la Lucha Naval (juego que sólo requiere tener a mano lápiz y papel, aunque los puede haber muy sofisticados, con una infraestructura colorida, imantados,etc…).
Algunos de estos Juegos empezaron siendo Juegos de Mesa y luego se tecnificaron: queda claro que se puede jugar en la computadora al ajedrez, a la ruleta, a los solitarios, a las Damas, a la Lucha Naval, al Juego de la Guerra y otros, aunque muchos de los partidarios de estos juegos reniegan de este nuevo sistema y prefieren hacer del Juego un verdadero encuentro con otros jugadores o con sus habilidades propias sin que intervenga un medio tecnológico.

En diversos países en el mundo se desarrollan campeonatos de Juegos de Mesa, que engloban variadas modalidades sobre las cuales demostrar desempeño. En España, por ejemplo, existe anualmente el “Campeonato de Juegos de Mesa”, en el que intervienen muchísimos jugadores y se desarrolla con todas las garantías propias de los eventos de extrema seriedad. Los premios que se entregan son muy interesantes y los ganadores gozan de gran prestigio comunitario, por demostrar en ellos sus destrezas.

Los defensores de los Juegos de Mesa destacan lo variado de las ventajas que estos presentan: desarrollan habilidades en los jugadores, que los llevan a querer superarse a sí mismos y perfeccionarse; en muchos casos son la excusa para verdaderos encuentros sociales entre gente diversa que manejan esos códigos comunes, estimulan la competencia sana, entretienen, divierten, pueden ser jugados por gente de toda edad (a diferencia de juegos en los cuales intervienen determinadas habilidades físicas), son un motivo de conversación, un motivo de análisis, y hasta a veces un motivo de estudio psicológico de acuerdo al tema que manejan.

Con referencia a lo que se puede encontrar como negativo, los Juegos de Mesa pueden volverse auténticas adicciones para algunas personas, que prácticamente dejan su vida productiva y se convierten en auténticos robots que juegan. Otra consecuencia negativa puede ser el convertir estos juegos en “apuestas” legales o ilegales de todo tipo.

En suma, pueden ser utilizados en forma positiva, para desarrollar habilidades, entretenerse, pasar un rato y compartir una aficción o pueden convertirse en un “auténtico drama humano” que define la vida de aquellos que son adictos.
Como siempre, depende, de quien lo juegue, de por qué lo juegue, de cómo lo juegue. Como la vida misma.

Fuente de la imagen