Este año la Semana Santa cae relativamente pronto en el calendario puesto que a final del mes de marzo comienza la semana de la Pasión. Unas vacaciones escolares muy merecidas para los más pequeños de la casa que después del esfuerzo escolar necesitan parar un tiempo y estar en calma. La Semana Santa también es una época de tradiciones que es bonito cumplir y seguir.

A nivel culinario, por ejemplo, las torrijas se convierten en el postre por excelencia de la Semana Santa ya que es una tradición que en muchos hogares procede de la generación de las abuelas.

Pero existe un regalo alimenticio que gusta especialmente a los niños en Semana Santa: los huevos de Pascua. En algunas ciudades incluso se organizan talleres sobre decoración de huevos de Pascua para niños un buen plan para hacer manualidades con peques y para que los niños potencien su creatividad mucho más.

Es posible hacer manualidades en casa con los huevos de Pascua. En los días previos a la Semana Santa, aprovecha todos los huevos que gastes en casa. Lo que tienes que hacer es hacer un agujerito pequeño en el huevo y vaciarlo en un vaso para que la cáscara quede intacta.

Lava el huevo bien con agua y luego déjalo secar. Después, en Semana Santa, con pinturas puedes organizar un tarde de manualidades en casa con los niños para que ellos den rienda suelta a su creatividad y pinten los huevos de Pascua. Luego puedes poner las obras en una cesta con una temática propia de esta época del año.

También es posible decorar los huevos de Pascua con pegatinas recortables. Para evitar que los niños se manchen la ropa haciendo las manualidades ponles una bata blanca que cubra su ropa habitual.

Del mismo modo, para hacer las manualidades elige un lugar de la casa de uso común. El salón puede ser un buen lugar. Los huevos de Pascua son un atractivo fantástico de la Semana Santa que ya está muy cerca.

Por tanto, no dudes en preparar los preparativos en la cuenta atrás de la Semana Santa.