chuches

Los dulces y las chucherías son una auténtica tentación para los más pequeños de la casa, sin embargo, lo ideal es entender que en realidad, el consumo de chucherías tiene que ser muy moderado. Tanto que el simple hecho de comer una gominola o un regaliz un domingo, sea un regalo para el niño, sepa disfrutar de ese momento y no lo tome como algo rutinario.

De hecho, cuando los niños se acostumbran a comer golosinas de forma rutinaria cada día, entonces, se acostumbran a tener hábitos de vida poco saludables. Así sucede, por ejemplo, cuando los niños llevan la paga en el bolsillo de forma habitual. No es una buena idea que los niños lleven siempre dinero en el bolsillo porque se acostumbran a gastar sin necesidad.

¿Qué día es el mejor momento para regalar a los niños alguna golosina? Por ejemplo, el sábado o el domingo. Se trata de asociar el sabor dulce de las gominolas con el tiempo de ocio, el tiempo libre y el descanso propio de los planes sociales con los amigos.

Evita también tener gominolas en casa porque aunque hoy día, venden estos productos en el supermercado resultan muy adictivos para los niños que se acostumbran a tomarlos y luego tienen que hacer un gran esfuerzo para renunciar a ellos. Es mejor tener en casa frutos secos, por ejemplo, cacahuetes, almendras, avellanas. O también, es posible darle al niño mejor un chicle sin azúcar cuando tiene el deseo de tomar algo dulce.

Las golosinas son un buen regalo para un niño en una ocasión especial, pero por supuesto, se trata de darle una cantidad muy moderada y también, se trata de un gesto que tiene que ser muy aislado porque en sí mismas, las golosinas no son buenas para la salud bucal del niño.

Existe mucha variedad de productos en este sentido, por tanto, es posible elegir entre gominolas muy variadas, de diferentes productos y sabores para los más pequeños de la casa. Las moras suelen ser las más demandadas por los niños.