Un día 10 sin ver la televisión, campaña promovida por la Asociación Plaza del Castillo

La televisión tiene más peligro  del que parece a simple vista. Se trata de un electrodoméstico que puede utilizarse de forma positiva o negativa, es decir, los niños nunca deben estar solos frente a la pequeña pantalla ni gozar de la libertad absoluta del mando a distancia. Los padres deben mostrar y tener su propio criterio a la hora de enseñar a los niños qué valores son adecuados y cuáles no.

En este sentido, hoy me gustaría compartir con vosotros una iniciativa que me parece excelente y admirable. Ha sido llevada a cabo por la Asociación Plaza del Castillo que está situada en Pamplona. El objetivo ha sido que el espectador disfrutase de un día entero con la televisión apagada. Lo cierto es que el día se celebró ayer pero cualquier otra época del año es buena para poner fin a la llamada telebasura.

Además, la asociación de espectadores y usuarios Plaza del Castillo quiere luchar por los derechos del espectador frente a la pequeña pantalla. Especialmente, quiere proteger a los niños puesto que a veces, se emiten contenidos inadecuados en el horario de la tarde. Maribel Martínez Éder es la presidenta de la Asociación Plaza el Castillo y realmente, tiene una lucha incansable a la hora de criticar todo aquello que le parece injusto dentro del plano televisivo.

¿Imaginas qué harías en un día entero sin ver la televisión? Lo cierto es que los niños se concentrarían mucho más en sus estudios al no tener esta distracción presente. De hecho, sería ideal que los más pequeños de la casa sólo tuviesen margen para ver la tele durante el fin de semana. Con la llegada de la primavera y la proximidad del verano es un momento excelente para organizar otros planes como, por ejemplo, patinar, dar un paseo, practicar deporte, realizar ejercicio físico…

Si te apetece sorprender a tu hijo con un regalo original y diferente entonces, no lo dudes, y sorpréndele con un día entero sin ver la televisión. Verás cómo te lo agradecerá ya que aprenderá a valorar mucho más el tiempo libre y otras actividades más gratificantes a nivel emocional.

Imagen: Lo que se ve es lo que hay