Tecnología niños

En la actualidad es muy común observar niños que, a edades cada vez más tempranas, tienen teléfonos móviles o computadoras portátiles en su poder, porque les han sido regaladas por padres, tíos, abuelos o padrinos para algún cumpleaños.

Qué nos dicen los especialistas sobre esta tendencia? Es bueno para ellos? Es una nueva forma de estimularlos intelectualmente? Ayuda para que estén al día con los avances tecnológicos y puedan en el futuro competir con ventajas en el mercado? O por el contrario les estamos achicando la niñez, esa etapa llena de ilusiones y de imaginación tan importante para el desarrollo de un ser humano feliz? Son estos aparatos inocuos para la salud o no es así a largo plazo?

Es indudable que el mercado de teléfonos celulares infantiles llegó para quedarse, así como las computadoras portátiles pequeñas diseñadas para niños. Pero, la decisión de si deben ser usadas o no por los hijos siempre debe ser de los padres.

Hace unos años, en el 2006 se produjo una discusión en Estados Unidos y Europa sobre uno de los aspectos que preocupan a los adultos en este tema: el de las posibles consecuencias a largo plazo de la radiación de las frecuencias radiales, que pueden emitir los teléfonos celulares, tema que está aún siendo evaluado científicamente. Los informes en general coinciden en que no es concluyente que estas radiaciones puedan ser perjudiciales, pero son cautelosos por el hecho de que todavía no puede ser testeado el largo plazo. Las decisiones de los países, en esta materia, son diferentes. Pero la decisión final es de los padres.

Otro tema es el uso que se pueda hacer de estos aparatos: cómo ubicar filtros para temáticas que no deben estar al alcance de niños de corta edad y cómo limitarles el tiempo de utilización de los mismos para evitar la adicción dañina.

En conclusión si nuestra intención es hacerle un regalo tecnológico a un niño, sería recomendable que ese niño no tenga menos de ocho años y también es deseable conocer la opinión de sus padres sobre estos aspectos planteados.

Fuente de la imagen