ENTRE MIS RECUERDOS

Los veranos pueden llegar a ser interminables puesto que las vacaciones de los niños y la falta de compatibilidad con el horario laboral dificulta la conciliación. Existen planes de verano para niños que puedes llevar a cabo con mucha ilusión ya que además, no es necesario gastar mucho dinero para hacer planes diferentes con los peques y disfrutar de la alegría de vivir de verdad.

¿Qué puedes hacer con los más pequeños de la casa?

1. En primer lugar, puedes pasar un día en la piscina, asegurándote, eso sí, que la seguridad de los peques es fundamental en todos los sentidos. Los ahogamientos son una noticia trágica de la época estival.

2. Una tarde con los primos es el mejor premio que muchos niños tienen al poder compartir con otros miembros de la familia, una tarde en casa de los abuelos. Puede ser una buena tarde para organizar una merienda o para ver las fotos del álbum familiar. Conviene cultivar la relación entre los primos desde que los niños son pequeños para que cuando sean mayores sigan teniendo un vínculo especial.

3. Puedes aprovechar los días de mucho calor para preparar en casa un cuentacuentos diferente. Por ejemplo, puedes basarte en una temática que sea el hilo conductor del cuentacuentos. Si tienes una niña seguro que le encantan los cuentos de las princesas Disney.

4. Cada familia tiene sus gustos y sus aficiones. Podéis hacer el ejercicio de redactar una tormenta de ideas en la que participe toda la familia para que cada uno pueda aportar su punto de vista sobre planes de ocio de interés para todos.

5. También podéis jugar a las adivinanzas o contar chistes. A los niños les encanta aprender chistes que luego pueden contar a sus amigos.

6. Si tienes jardín en casa puedes enseñar a tu hijo a cuidar de las flores. Seguro que a él le encanta regar las plantas.

7. Disfruta de la compañía de tu hijo y comparte tu tiempo con él porque cada minuto del reloj es el mejor regalo.