PinkStinks, el rosa apesta

Sin duda, el color rosa está asociado de una forma cultural con las niñas. Por el contrario, el azul está vinculado con los niños. Pues bien, parece que hay personas que quieren que las cosas vayan cambiando en una apuesta por la igualdad de género desde la más tierna infancia.

De este modo, la campaña inglesa PinkStinks, el rosa apesta fue creada hace dos años por dos hermanas Emma y Aby Moore. Los efectos de esta campaña cada vez son más evidentes. Por ejemplo, la tienda de juguetes Hamleys, ya ha dejado de diferenciar sus juguetes en función del color rosa o el azul.

Cada persona puede tener su propio punto de vista a este respecto y tal vez, muchas personas estén en desacuerdo. De momento, son muchas las personas que todavía siguen apostando por el color rosa a la hora de elegir un regalo para una niña y el color azul a la hora de optar por un obsequio para un niño. Lo cierto es que con la cantidad de colores y de gamas cromáticas existentes merece la pena tener más creatividad.

PinkStinks también ha llevado a cabo una protesta a la hora de analizar que se crean muchos juguetes para niñas centrados únicamente en la belleza, en la pasividad, la moda, el maquillaje, las muñecas… Algo que desde el punto de vista de estas hermanas implica reducir mucho el horizonte vital de las niñas desde la más tierna infancia. ¿Cuál es tu opinión a este respecto? ¿Crees que esta campaña es objetiva?

PinkStinks se mantiene a través del trabajo de voluntarios que apoyan este proyecto con el objetivo de llegar a un público cada vez más amplio. Sin duda, la industria juguetera aporta mucha ilusión y felicidad a los niños y a las niñas. Por tanto, lo importante es que los peques disfruten de verdad con aquellos juguetes que han elegido ya sean de color rosa, azul, verde o rojo. El proyecto ya tiene 5000 segiudores en twitter y más de 2000 en facebook. Las redes sociales son una forma muy importante de dar a conocer una iniciativa.  

La verdad es que el color rosa también es un color muy bonito, vital y positivo.

Imagen: La revista Online