aprendizaje

Mi hijo es un genio. El tuyo, no

Mi hijo es un genio. El tuyo, no

Todos creemos que nuestro chico es especial, más inteligente que los demás… pero es que tú, además, tienes las pruebas. Que si de bebé decía papá y mamá con la melodía de “Dies Irae” de Mozart, que si antes de caminar ya sabía bailar “Dança Kuduro”… Que sí, que sí… Que tienes un niño muy listo, como su papá.

Claro que lo de los test de inteligencia se inventó para otros que los necesitan más. Que tengan menos claro que su nene es superdotado y no lo hayan visto nunca cantar la de “Il pulcino pio” sin equivocarse en el baile más de tres veces. Y sin ayuda de sustancias químicas, oye.

Pues mira, no seré yo quien ponga en entredicho la visión que tienes de tu chico (o chica, claro). Es más: te invito a que te demuestres a ti mismo, a la vez que el chico lo disfruta, lo listo que puede llegar a ser el chaval. Para eso se inventó el material científico para niños.

Divertirse y aprender

Bueno, para eso y para que los peques aprendan mientras se divierten, pero, vamos, poco puede tener que aprender ese genio al que llamas hijo, por mucho que se parezca al butanero. Casualidades: un cerebro así sólo puede haberlo heredado de ti, que estás sólo un paso por detrás de Stephen Hawking. Y eso en un día malo.

Pequeños físicos

Vamos a ver unas cuantas ideas para que el Einstein que tu niño lleva dentro salga a la luz. Y ya que mencionamos al gran alemán, veamos qué tal se le da a tu chico la física: empezamos por ofrecerle un plano inclinado, una máquina de aluminio con una regla y una polea que permite calcular la fuerza necesaria para desplazar un peso sobre un plano de inclinación variable (de 0 a 40º).

Así empezó Plank y acabó siendo el padre de la teoría cuántica, no te creas.

Descubriendo los pelos de las patas de las moscas

Pero puede que al chico le atraiga más el mundo de lo diminuto. Para que observe cómo son las patas de la mosca a la que acaba de tortur… diseccionar con interés científico, te presentamos algo que es mucho más que un mero microscopio: es una maravilla que para sí la hubiera querido Marie Curie.

Vamos, que si el chaval no descubre la vacuna del SIDA es porque le parece que tiene poco mérito.

El nene va a ser médico y nos va a cuidar muy bien

Claro que a lo mejor a lo que aspira tu vástago es al premio Nobel de Medicina. Sin problema. También tenemos por aquí algo para que vaya haciendo sus pinitos: un kit de determinación del grupo sanguíneo, con material suficiente para realizar 200 pruebas, por si alguna sale dudosa.

Con lo inquieto que es, seguro que vais a acabar todos en casa con más agujeros y con menos sangre que después de una plaga de pulgas bulímicas.

Para qué sirven de verdad los materiales científicos para niños

Pero, la verdad, lo que yo les de veo de útil a estos juguetes no es tanto estimular las capacidades de los pequeños, que al final acaba siendo una forma de realizarse de los padres en la vida de sus hijos, cuanto una forma de dejar que éstos descubran el mundo por sí mismos y desde una perspectiva diferente.

Porque de lo que no cabe duda es de que todos los niños, el tuyo también, son curiosos.

Cajas guarda juguetes

¿Amas profundamente a tu hijo o hijos, pero estás un pelín harta de tener sus juguetes esparcidos por todas partes? O peor… De tener que recogerlos tú.

No pasa nada, le ocurre al común de las madres, los padres suelen recoger poco; en líneas generales.

En realidad, tampoco es un gran problema y como todo, tiene solución y esta además, es muy simple.

Hazte con una cesta recoge juguetes. Son prácticas, las hay bastante asequibles y la mayoría, son muy decorativas. Vale, ya se que así leído, puede parecer una bobada, pero tiene su aquel.

Porque estas cestas, tienen otras utilidades, a parte de la obvia; que es tenerlo todo en orden

Los niños son esponjas, aprenden e incorporan a una velocidad increíble. Si a un pequeño le enseñas de una forma lúdica a guardar las cosas, en la caja de almacenamiento, vas a conseguir muchas cosas:

  • Se sentirán personas útiles y válidas
  • Se harán  más responsables
  • Se encontrarán realizados

No es bueno decirle a un niño desde pequeño, que es un desordenado o un desastre. Eso se les queda grabado en el subconsciente, para toda la vida y cuando sean mayores, pueden tener problemas en este sentido. Porque desde el principio, han oído que no saben recoger, que no pueden hacerlo ellos, que si lo hacen no va a estar bien… y esto se va a convertir en una carga. Los niños le dan siempre la razón a los padres.

Por eso, es mejor, hacerle sentir capaz, que sienta que es útil. De mayor se enfrentará a todo de otra manera.

Las opciones más comunes, para que se acostumbre a recoger son:

  1. Hacerle un regalo
  2. Felicitarle y animarle por lo conseguido

La primera, desde mi punto de vista no es la más recomendable. Si acostumbras al pequeñ@ a conseguir premios por aceptar responsabilidades, no querrá hacerlo de otra manera y la vida no siempre le va a otorgar algo, por hacerse cargo de las cosas.

Pero si eliges la segunda opción. La de valorar su tarea, la de hacerle sentir bien y útil, el niñ@ se desarrollará de una forma más sana y esto luego se aplicará a su vida adulta.

Casi todo lo que se oye de pequeño se incorpora y se graba a fuego para el resto de la vida. Mejor pues, que incorpore, que es capaz de hacerse cargo de las situaciones, que puede resolver y que además lo hace bien.

No digo, que lo vaya a hacer de la noche a la mañana o sí, quién sabe. De lo que sí estoy segura, es que hacerle sentirse bien, por haber hecho algo, es mucho mejor.

Hay muchos tipos de cajas guarda juguetes, de muchos precios y con muchos diseños, pero mis favoritas sin lugar a dudas, son las que ha sacado “Lego” al mercado. Son bonitas, fáciles de limpiar y aunque el precio varía según tamaños, la mayoría están entre los 10 y los 20€.

Prueba. Verás que va bien.

Mantas de actividades

Una de las cosas que más puede alegrar a unos padres, es el hecho de ver a sus hijos, sanos y felices. Sentir como se realizan y van aprendiendo en la vida. Su felicidad nos hace felices a nosotros.

Por otro lado, desde bebé se evoluciona constantemente, todo está por aprender y descubrir. El mundo con todas sus posibilidades se abre ante sus ojos. Hay quien dice incluso, que es en esta época es cuando, a más velocidad se absorben los conocimientos.

En este punto, llegamos a las mantas de actividades, a las que también se llama:

Alfombras de actividades.

Son uno de los juguetes que mejor le pueden venir a un pequeño para su desarrollo cognitivo inicial. Por supuesto que también hay otros, pero este, es de los más completos que existen en el mercado en la actualidad.

Con ellas experimentan y aprenden a la vez que se divierten. Es bueno hacerlo de forma lúdica. Están llenas de objetos interesantes para el pequeño, como:

Zumbadores, colgantes

Texturas diferentes, muñecos

Espejos, ruidos atractivos…

Todos y cada uno de ellos preparados para despertar sus cinco sentidos, a la vez que los entretienen. Ellos tocan, chupan, se estiran, se revuelcan… Es un parque de atracciones a su medida en toda regla.

Estas mantas son pues, una forma fantástica de descubrir el mundo, al menos un primer mundo y les dará confianza en si mismos para seguir haciéndolo en el futuro. Me atrevería a decir, que en cierto modo, les enseña a ser algo más libres y atrevidos.

También fortalece sus músculos y su columna, es un gimnasio a su medida y totalmente seguro. Lo que te permite dejarle a su aire. Siempre dentro de un orden claro. A los bebés hay que vigilarlos constantemente, que aprenden a escaparse muy rápido de cualquier sitio.

Existen muchos tipos de modelos para que elijas, el que más te guste y el más adecuado a tus necesidades.

Y la mayoría de ellos son plegables, para que los puedas guardar sin que te ocupen mucho espacio. Esto es muy importante. Algunas casas de hoy en día no son muy grandes. Poder disfrutar de esta manta y después almacenarla con facilidad es un punto a favor para adquirirla. Además son muy resistentes y duraderas. A veces aguantan, el uso de varios niños.

Casi todas son desmontables y lavables a buena temperatura. Lo que te permite estar tranquilo cuando tu bebé juegue. La limpieza es muy importante en todo lo que toque el niño.

A mi, me encantan las mantas de actividades y creo que sería bueno, que todos los pequeños, pudieran tener una entre sus juguetes cotidianos de primera infancia.

Si estás pensando en hacerte con una, no lo dudes, es una muy buena opción y las hay, en una amplia gama de precios y si no, seguro que hay alguien en tu entorno, que tiene una para prestarte.

Descúbrelas.