Objetivamente, los niños son los que viven con más ilusión y entusiasmo el Día de la Madre porque de hecho, en los colegios se hacen preparativos especiales para esta fecha. Los niños suelen realizar alguna manualidad para sorprender a su mamá el primer domingo de mayo.

Y esta iniciativa es excelente porque es muy bueno que los niños aprendan que los verdaderos regalos, aquellos que tienen valor no son los económicos sino aquellos que tienen un valor emocional cuando los han realizado ellos mismos. Los niños suelen realizar algún dibujo o un poema durante estos días para tener una sorpresa especial para mamá en el Día de la Madre.

Este tipo de regalos no se olvidan nunca, por ello, merece la pena aprender a disfrutar del momento presente con la ilusión de compartir un día bonito en familia. El significado emocional de este tipo de regalos es muy profundo ya que las madres pueden guardarlos para el futuro. Es habitual que las madres guarden en una caja aquellos detalles que recibieron por parte de sus hijos cuando éstos eran niños.

Pero por supuesto, aprovechando que el Día de la Madre se celebra en domingo también es importante pensar en un plan familiar para estar todos juntos. No es necesario gastar dinero para hacer un plan especial. Por ejemplo, en vez de salir a cenar a un restaurante, es posible cocinar en familia para elaborar un menú especial.

Lo verdaderamente importante del día de la Madre no es el regalo en sí mismo sino poder estar con los seres queridos en un día tan bonito que más allá de todo consumismo nos recuerda que no existe ningún valor que tenga tanto peso y sea tan importante como el la familia.

En la sociedad individualista, el Día de la Madre también es una buena ocasión para inculcar valores de equipo y amor a los más pequeños de la casa.

El mes de mayo es un mes con muchas celebraciones importantes para los niños ya que también se celebran las Comuniones y además de todo, también se celebra el Día de la Madre.