A ver si eres capaz de completar la frase: “Vuelve, a casa vuelve, por…” ¿Y esta otra? “La muñecas de Famosa se dirigen al…”. Si pasas de los treinta años, es muy probable que hayas dicho, sonriendo, “Navidad” y “Portal”… Y si no eres mayor de treinta… también. Y es que en Navidad, más que en cualquier otro momento, el recuerdo de las grandes marcas está presente en nuestras vidas y nuestro imaginario colectivo.


Pero, esas grandes marcas, ¿lo son porque un jingle, repetido hasta la saciedad cuando éramos niños, las ha convertido en ello o son inolvidables porque desde siempre nos han acompañado gracias a que han contado con una fenomenal acogida del consumidor? Pues, de acuerdo, la publicidad las ha dado a conocer, pero es quien las compra una y otra vez el que las hace grandes.

Ya que hemos tomado como ejemplo a las muñecas de Famosa, vamos a seguir con él: ¿te has parado a pensar en la cantidad de años que Nenuco o Nancy ocupan un lugar destacado en las cartas a los Reyes Magos? Ya te lo decimos nosotros: Fábricas Agrupadas de Muñecas de Onil Sociedad Anónima (FAMOSA) abría sus puertas en 1957, para convertirse, en muy poco tiempo, en referente de los jugueteros de nuestro país.

Y, ¿podría una empresa seguir adelante durante casi seis décadas si no ofreciera unos productos de calidad superior a precios muy competitivos? Seguro que no, por más que sus muñecas peregrinaran cada año al Portal de Belén.

Es por eso, porque los juguetes de Famosa van mucho más allá de las musiquillas publicitarias o de las promesas de diversión, por lo que una página como Rakuten confía en ellos. Además, al ofrecerlos desde una plataforma virtual, se ahorra muchos costes, lo que desemboca en un mejor precio para quien compra estos trocitos de tradición y, por qué no, de Navidad de la de siempre… de esa de villancico, zambomba y almirez.

Haz clic en el enlace, si quieres más información.