La vida infantil no se la puede concebir separada del juego, puesto que los juegos son su actividad principal, a la que dedicarán su tiempo por completo. En este sentido, los regalos de niños, sobre todo si se trata de juguetes, adquieren especial valor como instrumento capaz de enriquecer la vida de los pequeños.
Los juegos les permiten a los niños aprender a manipular objetos, así como a descubrir el mundo que le rodea, lo que le ayudará a desarrollar sus habilidades y capacidades.
Desde siempre los juguetes sirvieron para transmitir al niño ciertos valores sociales y morales, ya que forman parte del proceso de aprendizaje. Al respecto, es importante saber que casi cualquier juguete es educativo en uno u otro sentido, puesto que todos servirán de ayuda para potenciar algún aspecto de su desarrollo o personalidad.
Gracias a la tecnología existe una amplia variedad de nuevos juguetes, inimaginables hace apenas unos años. Un claro ejemplo de ello son los videojuegos, ya sea de ordenador como de consola. Estos contribuyen a desarrollar en los pequeños aspectos importantes, como coordinación y reflejos, al tiempo que familiarizan al niño con un mundo de tecnología en el que vivirá el día de mañana. Regalar estos juegos es una excelente alternativa que nos garantizará seguramente el éxito, ya que casi no hay niño al que no les gusten.
De todas maneras, no deben descartarse los juguetes más clásicos, como los de construcción (Lego), los de coches y conducción, bicicletas y balones, etc.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/a/a6/Rubik’s_cube.svg/200px-Rubik’s_cube.svg.png