En ocasiones, suele ocurrir que algunos niños se nieguen a comer carne debido a que, por su textura, les resulta un tanto difícil de masticar. Por ello, por lo general la mayoría de los niños tiende a preferir el pollo porque se trata de una carne mucho más blanda. No obstante, la carne de res, así como el cordero y el cerdo, por su alto contenido en hierro no puede faltar en la dieta de tu hijo. Por ello, para facilitarles la tarea a las mamás, hoy vamos a darles la recta de flamenquines con lomo de cerdo tierno, rellenos de jamón y queso. Una delicia a la que seguramente los pequeños no podrán resistirse.
Los flamenquines son un clásico de la cocina de Córdoba, muy populares entre la población infantil. Se trata básicamente de rollitos de carne de lomo de cerdo rellenos de jamón serrano y queso, que son rebozados en huevo y pan rallado para poder freírlos en aceite.
En Córdoba, los flamenquines suelen servirse acompañados de una porción generosa de patatas fritas, mayonesa y lechuga. Aunque si deseamos un plato más liviano, lo ideal es preparalos con una rica ensalada.
Ingredientes
4 Filetes de lomo de cerdo
4 Lonchas de jamón serrano
1 Huevo
Ajo y perejil
Pan rallado
Aceite de oliva extra virgen
Sal
Elaboración
Para preparar estos deliciosos flamenquines, primero debemos machacar los filetes de lomo de cerdo con una maza, hasta que queden bien planos, y les agregamos sal a nuestro gusto. Tomamos una tira de lomo de cerdo y la cortamos en cuatro lonjas finas. Luego, en el medio de cada filete, procedemos a colocar a lo largo una loncha o tiras de jamón serrano y enrollamos de manera cuidadosa sobre el jamón, obteniendo de ese modo un cilindro alargado. Una vez que hayamos formado los rollitos, pasamos los flamenquines por huevo batido, el cual debe estar condimentado con perejil, sal y ajo picado, y lo rebozamos en pan rallado. Por último, freímos los flamenquines en abundante aceite de oliva, cuidando que esté bien caliente, hasta que estén dorados. Y listo, los servimos acompañados con un poco de ensalada. No caben dudas de que estos flamenquines les encantarán a los niños.
Para saber
La carne es un alimento de alto nivel proteico que contiene nutrientes esenciales, como zinc, hierro y vitamina B.
Trucos
Para que los flamenquines no queden muy grasosos, antes de freírlos es importante verificar que el aceite se encuentra caliente. Mientras que para quitarles el exceso de aceite bastará con dejarlos reposar unos minutos en papel de cocina.
No tienen que ser demasiado gruesos porque sino se nos complicará al intentar enrollarlos y correremos el riesgo de que no queden bien cocidos por dentro al freírlos.
Consejos
No hay una única receta de flamenquines. Todo lo contrario, cada vez surgen nuevas variantes en cuanto a la carne que se emplea, pues el lomo de cerdo suele ser reemplazardo por pollo, jamón de york, ternera y hasta pescado; lo mismo ocurre con el relleno, de modo que puede contener carne picada, gambas, queso, huevo duro, espinaca o cualquier otra verdura cocida.
Si tu hijo se niega a comer cualquier tipo de carne, puede que se deba a que no le agrade su sabor. En ese caso, puedes intentar darle a probar los flamenquines que, por ser crujientes y tiernos, seguramente le gustará. Puedes ir variando el tipo de carne para preparar los flamenquines, de ese modo podrás lograr que de a poco el niño vaya incorporando la carne a su dieta.  Lo más seguro es que cuando le empiece a gustar su sabor comerá mas cantidad de carne.